¿Qué es mejor freír en sartén o freidora?

sarten o freidora

La gran disyuntiva que divide al mundo es ¿sartén o freidora?

Aunque durante mucho tiempo, la fritura ha sido un método no muy bien visto debido a las calorías que suman al alimento, estamos viendo que hay freidoras que permiten cocinar a alta temperatura sin tener por ello que aumentar las calorías. Además gracias a su rápida cocción, los alimentos mantienen muchas de sus propiedades, que de otra forma podrían perderse.

De todas formas aquí explicamos qué es mejor para freir

Freír en sartén, de toda la vida

Innegablemente en una sartén se una cantidad de aceite menor, por lo que cada garrafa se rentabiliza más. Si tenemos en cuenta que es más conveniente usar aceite de oliva para las frituras por sus propiedades, esta puede ser una razón de peso para decantarnos por una u otra.

Con poco aceite sobre una sartén se pueden freír estupendamente huevos quedando el aceite limpio tras su preparación y volver a reutilizarlo. Carne, pollo, filetes de cinta e lomo con poco aceite como si de una plancha se tratara, también es recomendable su preparación en una sartén.

Para qué es mejor usar freidora

La freidora, nos es muy útil si hacemos el mismo tipo de fritura a lo largo del tiempo, y necesitamos que los alimentos se sumerjan bien en el aceite. Por ejemplo si hacemos croquetas, empanadillas o patatas fritas. Al mantener la temperatura muy alta y homogénea, freír con freidora es el método ideal para este tipo de platos.

Las freidora es ideal para frituras de pescado, como los calamares, chocos, etc, es importante tener en cuenta que es conveniente un cambio de aceite si posteriormente se va a freír otro tipo de alimento como por ejemplo patatas, porque el aceite absorbe los olores y sabores previos. Muchos establecimientos disponen de freidoras especializadas par cada cosa, pero en casa son más pequeñas y es difícil tener un solo aparato para ese uso. Si te gusta comer el pescado frito, será mejor que lo frías en una sartén con aceite abundante y rebozado en alguna harina especial para ese uso, que son mucho más finas.

Ya sean caseras o congeladas, las patatas fritas son alimento muy común, y la en una freidora las patatas fritas se preparan de maravilla. Si te gusta hacerlas tu mismo, es mejor que las cortes un poco más grandes que el corte fino típico de las precocinadas, porque absorben menos aceite y por tanto resultarán más ligeras.

Las verduras (alcachofas, berenjena rebozadas, calabacines…) son otro tipo de alimentos que puedes freír en una freidora mejor que en una sartén, porque apenas dejan sabor, y podrás volver a utilizar el aceite.

Y como no, si te gusta preparar churros los fines de semana, en una freidora quedan perfectos.

Volver a la página de freidoras